Skip to main content

Los estafadores están en todas partes y pueden utilizar diferentes tácticas para conseguir lo que quieren. Una de las tácticas más comunes es presionar a sus víctimas para que tomen decisiones rápidas sin pensarlo bien. Esto puede suceder en una variedad de situaciones, como transacciones en persona o en línea, llamadas telefónicas o correos electrónicos.

Los estafadores que utilizan tácticas de presión frecuentemente crean una sensación de urgencia, haciendo parecer que la víctima debe actuar rápidamente para evitar consecuencias negativas. Por ejemplo, pueden afirmar que un pago está atrasado o que una oferta sólo está

disponible por un tiempo limitado. También pueden amenazar a la víctima con acciones legales, multas u otras sanciones si no cumplen.

Es importante tener cuidado con los estafadores que utilizan tácticas de presión porque muy seguido objetan a personas vulnerables quienes pueden ser más propensas a caer en sus trucos. Las personas mayores, por ejemplo, pueden ser más susceptibles a las tácticas de presión porque generalmente confían más y han trabajado duro toda su vida para ahorrar el dinero que tanto les costó ganar.

Entonces, ¿cómo puede protegerse de los estafadores que utilizan tácticas de presión? El primer paso es ser consciente de las tácticas que utilizan. Si alguien lo está presionando para tomar una decisión rápida, tome un momento y piense si la situación tiene sentido. Haga preguntas, llame a alguien en quien confíe y pídale su opinión, y no tenga miedo de decir que no.

Otro paso importante es nunca dar información personal, como su número de seguro social, número de Medicare, o información de cuenta bancaria, a alguien que lo está presionando. Las empresas legítimas nunca pedirán esta información por teléfono o correo electrónico, por lo que debe ser cauteloso con cualquiera que lo haga.

Los estafadores que utilizan tácticas de presión pueden ser peligrosos, y es importante ser vigilante y protegerse de sus trucos. Recuerde tomar tiempo, hacer preguntas y nunca dar información personal a alguien que lo está presionando.

Lucha Antifraude es financiada por una beca del Fideicomiso de Protección de Inversionistas (Investor Protection Trust), www.investorprotection.org.